Close Menu
Equidad de género

IGUALDAD SALARIAL PARA NOSOTRAS: LAS MUJERES

IGUALDAD SALARIAL PARA NOSOTRAS: LAS MUJERES
Por: Códice

La mitad de la población mundial recibe menos ingresos de los que deberían por su condición de género: la brecha salarial revela que las mujeres perciben hasta 16% menos ingresos que los hombres por trabajos del mismo valor.1 Aunque la lucha por cerrar ésta brecha no es nueva, ha tomado mayor impulso en los últimos años. Hoy se celebra por segundo año consecutivo el Día Internacional de la Igualdad Salarial  con el objetivo de sumar esfuerzos para alcanzar la equidad salarial entre hombres y mujeres.

Lograrlo no solo es cuestión de justicia remunerativa, pues todas las personas deberían recibir salarios iguales por trabajos de igual valor sin importar su género,2 sino que también conlleva otros efectos positivos como la reducción de la pobreza. Si queremos una sociedad más justa es responsabilidad de las empresas, del gobierno y nuestra seguir luchando hasta alcanzar la igualdad salarial.

 

México y la brecha salarial

México ocupa el quinto lugar de los treinta y siete países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayor brecha de género. En nuestro país las mujeres reciben 18.8% menos ingresos que los hombres, en promedio. Este porcentaje es mucho mayor al promedio de la OCDE (12.8%) y que al de otros países latinoamericanos como Costa Rica (4.7%) o Colombia (4%).3 Además, al observar la brecha por sectores los números se vuelven más desfavorables. Por ejemplo, en el sector de comercio la diferencia salarial entre hombres y mujeres llega a 27%, equivalente a $1,980 pesos en promedio.4

Reducir la brecha salarial va más allá de igualar ingresos por trabajos del mismo valor entre hombres y mujeres. Es cuestión de combatir la pobreza que enfrentan las mujeres, de incrementar su acceso a empleos formales y garantizarles mejores condiciones laborales. En México la situación es esta: 12 millones de mujeres trabajan en la informalidad, sujetas a mayor precariedad laboral y sin acceso a seguridad social; casi 23 millones de mujeres viven en condición de pobreza laboral (no reciben los ingresos suficientes para alimentar a su familia)5

, y muchas se ven orilladas a dejar de trabajar por discriminación ante los embarazos y por falta de recursos para pagar servicios de cuidado infantil. En el caso de los hombres 18 millones trabajan en la informalidad y 19 millones se encuentran en condición de pobreza laboral.6

Se sabe también que el 76% de las personas que trabajan en el 1% de los empleos con menores ingresos son mujeres y en los empleos que pagan el salario promedio, menos de la mitad son ocupados por ellas.7 En conclusión, las mujeres ocupan, en mayor medida, puestos con salarios más bajos y en peores condiciones.

A esto hay que agregar que las mujeres dedican más del doble de horas a tareas del hogar que los hombres (43 horas versus 19 horas) y este tipo de trabajo no es remunerado. En suma, las mujeres dedican 78 horas de la semana al trabajo y tareas del hogar, mientras que los hombres solo 61.8 Por lo tanto, trabajan más horas en promedio a la semana, pero reciben menos ingresos. Este hecho no sólo las afecta a ellas, sino a sus familias y a las personas de las que se encargan, o bien, con las que mantienen relaciones de dependencia económica, por ejemplo, en el caso de las 2.7 millones de madres solteras que forman parte de la fuerza laboral en México.9

 

La pandemia incrementó la brecha

En el contexto de la crisis sanitaria por Covid-19 América fue la región que perdió más trabajos ocupados por mujeres. Según la ONU, 9.4% de ellas se quedaron  sin empleo, cuando en el caso de los hombres fueron 7%. Aunque se espera que para finales de 2021 el mercado laboral de los hombres recupere los niveles que tenía en 2019, los trabajos de las mujeres no serán recuperados.10 En este respecto, en México 7 de cada 10 personas que perdieron su empleo por la pandemia, y aún no lo recuperan, son mujeres.11

El mercado laboral en México también muestra brechas en la calidad de los trabajos disponibles. En 2020, 13.4% de las mujeres económicamente activas trabajaron menos de 15 horas a la semana, aunque podrían dedicarle más horas al trabajo, esto porque solo encontraron empleos de ocupación parcial, en el caso de los hombres este porcentaje fue de 6.9%, según la OIT.12Esto significa que el covid duplicó la posibilidad para las trabajadoras de estar en actividad con menores salarios y prestaciones.13 De igual manera, el sector de servicios, el más afectado en la pandemia, mostró los efectos de la brecha de género, ya que 70% está conformado por mujeres. Esto ha afectado especialmente en los estados cuya economía depende de este sector, como Quintana Roo, donde la desocupación ha llegado a 8.2% durante la pandemia.14

Por último, la caída económica, reflejada en el aumento de desempleo y la disminución de ingresos de los hogares afectará de manera desproporcionada a las mujeres. Se estima que en Latinoamérica, como efecto de la pandemia, alrededor de 118 millones de mujeres vivirán en situación de pobreza.15

 

¿Qué hacer al respecto?

Internacionalmente, las recomendaciones más claras son el fortalecimiento de los salarios mínimos y establecer la protección social universal. Estas medidas gubernamentales beneficiarían en gran medida a las mujeres ya que  ellas tienen mayor presencia en los sectores con menor paga y mayor precariedad laboral.16

Adicionalmente, el Banco Mundial recomienda establecer un sistema de monitoreo y supervisión para asegurar que los trabajos tengan estándares mínimos, mientras que se armonizan las leyes con las necesidades sociales.17 En México, las legislaciones en favor de la igualdad de paga no llegaron sino hasta marzo de 2021. Cuando el Senado aprobó una serie de reformas en favor de la igualdad salarial, reconociendo que la violencia económica provoca y perpetúa la brecha de género.18 A pesar de que el derecho a la igualdad salarial está en la Constitución y es una obligación para los miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), nunca antes había sido parte de las leyes, hecho que ha sido más importante que nunca durante el Covid-19.19

Específicamente, el Observatorio de Género y Covid-19 en México sugiere que el gobierno fortalezca el apoyo a grupos con atención especial, como a la niñez y a las personas enfermas, reduciendo la carga de las mujeres en el  cuidado familiar.20  De igual manera, se sugiere que haya una protección a las personas en trabajos del sector informal, con transferencias monetarias o acceso a servicios de salud de calidad.21

En este sentido, en septiembre de 2021, el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anunció que trabajadores del Poder Judicial que tengan hijos podrán gozar de una licencia de paternidad tres meses, al igual que la de las mujeres. Esta medida permitirá a los padres vivir de manera plena los primeros meses de vida de sus hijos/as y contribuye a derribar el estereotipo de que las mujeres son las únicas que deben cumplir el rol de cuidado en la familia. En palabras del Ministro Arturo Zaldivar esta medida permite combatir la discriminación laboral pues señala que “sabemos cómo no se contrata a las mujeres o no se les asciende de cargo por el temor precisamente a las licencias de maternidad” y medidas como ésta permiten reducir la brecha salarial al interior de las instituciones públicas y privadas.22

El Banco Mundial también emitió recomendaciones para el sector privado.  Principalmente, determina que es vital promover las colaboraciones público-privadas con el IMSS, con un especial enfoque en el acceso a los servicios del cuidado infantil. Esta medida es necesaria porque la mayor parte de las personas con necesidad del servicio no saben que es un derecho al cual deben de tener acceso. Entonces, si se facilita el cuidado infantil desde el sector privado, las trabajadoras podrán utilizarlo de forma directa, sin intermediarios e impulsar la mejora de sus servicios.23

Por último, las expectativas personales son barreras para la participación laboral de las mujeres. Las normas sociales pueden tener impacto, ya que la decisión de trabajar o no está determinada por lo socialmente aceptable. Es un hecho que las mujeres deciden trabajar de acuerdo con sus responsabilidades de cuidado, lo cual no ocurre en el caso de los hombres.24 Por ello, la reflexión ante los valores patriarcales que permean nuestra cultura es vital para dar inicio a un cambio y que la brecha de género sea sólo un recuerdo y no la realidad. Y tú ¿cómo contribuyes a cerrar la brecha salarial y de género en el trabajo y en el hogar?

 

 


[1]ONU (2021). Todo lo que debes saber sobre promover la igualdad salarial

Datos del Banco Mundial indican que la tasa de participación femenina en la fuerza laboral es de 52% (2019)

[2]Ibid.

[3] IMCO (2020). Las mujeres no ganan lo mismo que los hombres: Análisis de la brecha salarial

[4] Ibid.

[5] México Cómo Vamos (2021) Semáforos económicos:Género

[6] Op. Cit. México Cómo Vamos

[7]OIT (2020). Reportaje mundial de salarios 2019-20

[8] Op. Cit. México Cómo Vamos

[9] ENOE (2021) Cálculos propios, con datos del segundo trimestre de 2021. Mujeres solteras con uno o más hijos y que se encuentran ocupadas.

[10] ONU (2021). La pandemia aumenta la desigualdad entre géneros: en 2021 sólo el 43% de las mujeres tendrá trabajo

[11] El País (2021) Siete de cada 10 desempleados por la pandemia en México son mujeres

[12] OIT (2020) México y la crisis de la COVID-19 en el mundo del trabajo

[13]Ibid.

[14]El País (2021) Siete de cada 10 desempleados por la pandemia en México son mujeres

[15] CEPAL (2021). La autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igualdad

[16] Op. Cit. ONU (2021)

[17] Banco Mundial (2020). La participación laboral de la mujer en México

[18]Senado de la República (2021). Por unanimidad, Senado aprueba igualdad salarial entre hombres y mujeres

[19] El Economista (2021). Aprueba Pleno del Senado reforma sobre igualdad salarial

[20] Observatorio de Género y Covid-19 en México (2021).

[21] Gobierno de la Ciudad de México (2021). Estrategia Económica y Social del gobierno de la Ciudad de México frente al Covid-19

[22] Expansión Política (2021) La SCJN autoriza licencia de paternidad por tres meses a trabajadores

[23]Op. CIt. Banco Mundial (2020)

[24] ibid.

septiembre 20, 2021
COMPARTIR
0 COMENTARIOS

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Equidad de género
LAS MUJERES MEXICANAS Y EL MERCADO LABORAL: UNA HISTORIA DE DESIGUALDAD
BY Códice / marzo 04, 2020
LAS MUJERES MEXICANAS Y EL MERCADO LABORAL: UNA HISTORIA DE DESIGUALDAD
Ver más
Equidad de género
6 PREGUNTAS SOBRE LA EQUIDAD DE GÉNERO
BY Códice / abril 12, 2021
6 PREGUNTAS SOBRE LA EQUIDAD DE GÉNERO
Ver más
Equidad de género
LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN EL HOGAR
BY Códice / noviembre 24, 2021
LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN EL HOGAR
Ver más
Equidad de género
EL 1, 2, 3 DE LA IGUALDAD DE GÉNERO
BY Códice / marzo 07, 2022
EL 1, 2, 3 DE LA IGUALDAD DE GÉNERO
Ver más

COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO

codice_mx

Instagram 0
Instagram 1
Instagram 2
Instagram 3
Instagram 4
Instagram 5
Instagram 6
Instagram 7
Instagram 8
Instagram 9
Instagram 10
Instagram 11
Instagram 12
Instagram 13
Instagram 14
Instagram 15
Instagram 16
Instagram 17
Instagram 18
Instagram 19