Close Menu
Productividad y trabajo digno

EL SALARIO MÍNIMO EN MÉXICO: AVANZANDO DESPACIO

EL SALARIO MÍNIMO EN MÉXICO: AVANZANDO DESPACIO
Por: Códice

El salario mínimo- de acuerdo a lo establecido en la Constitución- es el ingreso mínimo que debe tener un jefe o jefa de familia 1para cubrir las necesidades que requiere toda su familia para vivir y desarrollarse dignamente en nuestra sociedad. 2y3

Por ello, el salario mínimo debería ser una de las bases de nuestra sociedad: debería funcionar como un instrumento de política pública para reducir la desigualdad, reconociendo el valor de todos los tipos de trabajo 4y estableciendo la cantidad de dinero necesaria para que toda persona que trabaje pueda salir de la pobreza. El salario mínimo -junto con el acceso a seguridad social, educación de calidad y salud- es una de las principales herramientas para reducir la desigualdad de oportunidades en el país. 

Sin embargo, durante gran parte de las últimas décadas, el salario mínimo no ha cumplido con su función como herramienta de reducción de la desigualdad, sino, al contrario, ha aumentado la desigualdad al permitir que las empresas e instituciones paguen un salario mínimo que no garantiza el ingreso mínimo para cubrir las necesidades básicas de una familia.

La trayectoria del salario mínimo en México

Desde 1980 y hasta hace un par de años, el gobierno mexicano dejó de utilizar el salario mínimo como un referente para cubrir las necesidades básicas y lo convirtió en un mecanismo de estabilización económica para tratar de mantener la inflación en niveles bajos. Así, durante este período, se decidió no aumentar el salario mínimo para evitar que los precios de todos los bienes y servicios crecieran significativamente. No obstante, la inflación existió y los precios de bienes y servicios básicos aumentaron mucho más rápidamente que el salario mínimo. Esto generó que los trabajadores que ganaban el salario mínimo cada vez pudieran consumir menos bienes y servicios. 

Específicamente, en 1976 el salario mínimo en México equivalía a 240 pesos de 2010, mientras que en 2020 era de únicamente 90 pesos de 2010.56Es decir, la canasta de productos y servicios a la que tienen acceso los trabajadores que ganan un salario mínimo hoy en día es casi una tercera parte de lo que era en 1976. 

Las causas que explican esta pérdida de poder adquisitivo no se limitan a su relación con la inflación. En primer lugar, el salario mínimo se utilizó como unidad monetaria para otros fines (multas y préstamos, por ejemplo) lo que hizo que su incremento se viera condicionado al efecto que pudiera tener en estos otros usos.7 En segundo lugar, la forma en que se fija el salario mínimo en México emerge de una negociación entre gobierno, empresas y sindicatos para generar un equilibrio; sin embargo, la debilidad de los sindicatos mexicanos8limitaron su crecimiento. Finalmente, al momento de determinar el valor del salario mínimo, la Ley establece que se deben tomar en cuenta las necesidades de los trabajadores y sus familias, la situación socioeconómica del país y la tasa de inflación nacional;9no obstante, existe una marcada opacidad sobre la forma en que se ponderan estos criterios.

Todo esto repercutió en una caída en el ingreso que realmente percibían los trabajadores más pobres y en un incremento en la desigualdad en el país.10 Hoy en día, tras los dos aumentos significativos en el último año,11y12el salario mínimo en México es de 123.22 pesos diarios 13y, en la práctica, sigue estando por debajo de la línea de pobreza establecida por el CONEVAL. En otras palabras, una familia promedio de 4 personas -con 2 de ellas trabajando y ganando salarios mínimos- automáticamente se encuentra en situación de pobreza.14

Finalmente, el bajo nivel del salario mínimo en México se confirma al compararlo con sus pares latinoamericanos; de una muestra de 20 países de la región, el salario mínimo en México solamente está por encima de Venezuela, Cuba, Haití y Nicaragua, y representa 40% del salario mínimo en Argentina y 60% del que se maneja en Brasil.15

Mitos y realidades sobre el salario mínimo en México

A pesar de ser un pilar en la construcción de nuestra sociedad, existe mucha confusión respecto a las consecuencias que puede traer el incremento del salario mínimo en el país. A lo largo del tiempo, el debate sobre el nivel del salario mínimo se ha centrado en la parte teórica, utilizando argumentos económicos de modelos simples para señalar efectos negativos como el aumento del desempleo -presentados como inevitables- al aumento del salario mínimo.16Sin embargo, la teoría es inconclusa, y el mundo es mucho más complejo que los resultados de los modelos económicos simples. A continuación, se presenta una serie de afirmaciones y supuestos que generalmente se hacen en relación al monto del salario mínimo, así como la evidencia que existe para cada uno de ellos en el México actual.

  • El problema es la productividad

La teoría económica establece que el salario está determinado por la capacidad de producir bienes y/o servicios por parte de cada trabajador, es decir, por su productividad. Así, se afirma que los salarios solamente deben aumentar si la productividad aumenta. De ser cierta esta relación, también esperaríamos que cuando la productividad se mantiene estática, el salario real se mantenga estático. Sin embargo, este no ha sido el caso para México. Aunque es cierto que durante las últimas décadas la productividad ha crecido muy poco,17ésta no ha sufrido la caída que sí ha sufrido el salario mínimo. De hecho, si a partir de 1992 el salario mínimo se hubiera movido a la par de la productividad,18y19para 2013 el valor real del salario mínimo sería casi 50% mayor a su valor efectivo en aquel año.20

  • El incremento del salario va a aumentar la inflación

Como se mencionó al inicio del texto, este fue el principal argumento para mantener el salario mínimo en un nivel bajo en las últimas décadas. La lógica señala que, al aumentar los salarios, las empresas se ven obligadas a pasar este aumento al consumidor a través de un aumento en el precio de los productos. Sin embargo, las empresas no utilizan el aumento en precio como único mecanismo de ajuste cuando incrementan el salario de sus trabajadores.21En Estados Unidos se les preguntó a diferentes administradores de empresas cómo enfrentarían un aumento al salario mínimo. El 90% mencionó que estos costos se ajustarían por mejoras en productividad: mayor asistencia, concentración en el trabajo, capacitación, entre otras iniciativas. En el caso de México, y a pesar de los pronósticos, los dos últimos aumentos al salario mínimo no han incrementado considerablemente la inflación. 

  • Su incremento inevitablemente va a generar desempleo

De acuerdo con la teoría económica, entre mayor sea el precio de un producto o servicio, menor será la cantidad demandada. Por lo tanto, si se aumenta el salario (el precio del trabajo), se reducirá el empleo (se demandarán menos trabajadores). Sin embargo, este efecto no es automático porque depende de la posición en la que termine el salario mínimo respecto al salario de mercado22y23después del aumento. Si el salario mínimo termina por encima del salario de mercado, se esperaría que el desempleo aumente, pero si termina por debajo, este efecto no existiría. De acuerdo con expertos,24la evidencia muestra que el salario mínimo en México después de sus dos últimos incrementos se encuentra todavía por debajo del precio de mercado y por ello no tendría que generar desempleo. No obstante lo anterior, en nuestro país es difícil anticipar estos efectos debido a que no se sabe con exactitud cuál es el salario de mercado y, por ello, se recomienda que el aumento al salario se haga tomando en cuenta la coyuntura económica y de manera gradual, minimizando así las posibles consecuencias de que se fije por encima de él.

  • Nadie gana el salario mínimo

Frecuentemente se afirma que el salario mínimo no ayudará a mejorar las condiciones de los que menos tienen, ya que nadie gana el salario mínimo. Esto es falso; casi 7 millones de mexicanos y mexicanas viven en familias que ganan el salario mínimo. 25Además, hay muchos empleos en los que el salario está determinado por el nivel del salario mínimo, aunque no se pague el mínimo.

¿Cómo evitar que el salario mínimo se devalúe?

Para evitar que el salario mínimo deje de cumplir la función que se le asignó en la Constitución, es necesario anclar su valor permanentemente a la línea de pobreza. De esta forma, se asegura que ningún trabajador y su familia reciban menos de lo mínimo necesario para su desarrollo. Asimismo, se debe buscar una reforma laboral para lograr que los sindicatos de trabajadores representen efectivamente los intereses de los trabajadores y no los de sus dirigentes.

Además, para minimizar los riesgos de una posible inflación descontrolada y un aumento en el desempleo, debemos continuar aumentando el salario mínimo de manera gradual, hasta lograr una convergencia entre el valor del salario mínimo y la cantidad necesaria para cubrir las necesidades básicas. Es indispensable también tomar en cuenta el entorno económico durante el cual se realiza el aumento, para evitar agravar situaciones económicas desfavorables. De esta manera podremos empezar a saldar la deuda que tiene la sociedad con los que menos tienen, generando una distribución de ingreso más igualitaria, fortaleciendo el mercado interno y el crecimiento económico.26

Códice.


1 Para un jefe de familia, el salario mínimo -en caso de ser el único ingreso familiar- debe cubrir las necesidades de 3.7 personas, en promedio.

2 El artículo 123 menciona que “los salarios mínimos generales deberán ser ingreso suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”.

3 Su función es asegurar que en el mercado laboral ningún salario se encuentre por debajo de un mínimo que garantice la satisfacción de las necesidades básicas. Es importante señalar que el salario mínimo únicamente es aplicable a empleos formales.

4 Lamentablemente esta función deja fuera tanto a los trabajos no remunerados como a los trabajadores en el sector informal. No obstante, el salario mínimo es un inicio en el camino hacia el reconocimiento del valor de todos los trabajos de nuestra sociedad.

5 Esta comparación es en términos reales utilizando precios de 2010, así se mantienen constantes lo precios y los montos de salario se pueden comparar.

6 Carlos Elizondo (2014) Salarios por decreto: el debate del mínimo, y cálculo propio

7 Campos, R (2015) Salario mínimo vs inflación

8 Los sindicatos mexicanos durante este período tendían a ser poco representativos, estar dominados por su líder y, por ende, no siempre representar el interés de sus trabajadores.

9 CONASAMI, Procedimiento de fijación salarial; Art 536

10 Lugo, D (2007) Desigualdad salarial en México: una revisión. De acuerdo con la revisión de la literatura realizada por los autores, en México la desigualdad salarial aumentó durante 1980 a 2005.

11 16% en 2019 y 20% en 2020

12 CONASAMI (2020) Histórico aumento al salario mínimo para 2020

13 Si bien un porcentaje importante de la población recibe subsidios o apoyos, estos son únicamente para grupos específicos (estudiantes, adultos mayores, madres solteras, etc.), no son universales.

14 Para el CONEVAL, un ciudadano está en pobreza por ingresos si tiene un ingreso menor a 3,195 pesos mensuales, actualmente el salario mínimo con el aumento reciente está en 3,700 pesos mensuales. Sin embargo, una persona que trabaja –en promedio- tiene dependientes económicos y este ingreso los pondría por debajo de la línea de pobreza. Ver el cuadro de texto con un ejemplo específico de gasto e ingreso. 

15 CEPAL (2020) Estadísticas para Latinoamérica.

16 Por lo general para el análisis del salario se utiliza el modelo de competencia perfecta. En él, la teoría económica predice que el aumento de un salario siempre va a reducir la tasa de empleo. Sin embargo, los mercados laborales en México y en el mundo distan mucho de ser competencia perfecta. En una situación como tal, las empresas no tendrían ganancias y el salario se encontraría en su equilibrio de mercado. Asimismo, los trabajadores tendrían total flexibilidad para cambiar de trabajo; es decir, la distancia no tendría un efecto en las oportunidades de trabajo y la información es perfecta. Todos estos supuestos dejan en claro que este modelo no se adapta a la realidad mexicana. En cambio, lo que sí sucede es que las empresas utilizan la ausencia de competencia perfecta para ejercer su poder de mercado y pagar un salario por debajo del salario de competencia. 

17 La estimación realizada por Mckinsey señala que la Productividad Total de los Factores (KLEMS) de 1980 a 2018 – la productividad ha crecido a una tasa de 1% anual

18 Mungui, L (2016) ¿Realmente los salarios de determinan por la productividad del trabajo?

19 Un estudio realizado por the Economic Policy Institute, demostró que en los aumentos en productividad no se tradujeron en un aumento en salarios.

20 Esto no quiere decir que debemos restarle importancia a la necesidad urgente de aumentar la productividad de los trabajadores y trabajadoras mexicanas. Ver documento Códice Productividad

21 Específicamente, la capacidad de la empresa para pasar un nuevo costo al consumidor depende de qué tanto se verá afectada la compra de los productos o servicios que ofrece la empresa ante un aumento en su precio; si es un producto de canasta básica éste seguramente se seguirá consumiendo, pero si es un producto o servicio no indispensable muy probablemente un aumento en precio disminuiría su consumo 

22 Campos, R (2015) Salario mínimo vs inflación

23 Este es el salario justo tanto para las empresas como para los trabajadores, ya que nadie puede influir en el precio. Se llegaría a él en un escenario en el que las empresas compiten perfectamente entre ellas por los trabajadores.

24 La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que en México “el salario mínimo está por debajo de los niveles del mercado, aún para los trabajadores no calificados”, y según The Economist “…incrementos modestos en el salario mínimo no destruyen necesariamente trabajos y de hecho puede disminuir la desigualdad, atraer más gente al sector formal y aumentar la productividad”.

25 INEGI (2018) ENOE

26 Al aumentar el salario de los trabajadores, aumenta su consumo, e incrementa el número de trabajadores requeridos generando un ciclo positivo para la economía mexicana.

marzo 23, 2020
COMPARTIR
0 COMENTARIOS

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Productividad y trabajo digno
PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA INFORMALIDAD EN MÉXICO
BY Códice / abril 18, 2020
PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA INFORMALIDAD EN MÉXICO
Ver más
Productividad y trabajo digno
UNA MIRADA AL TRABAJO EN EL FUTURO
BY Códice / abril 07, 2020
UNA MIRADA AL TRABAJO EN EL FUTURO
Ver más
Productividad y trabajo digno
PRODUCTIVIDAD, EL FRENO DEL CRECIMIENTO
BY Códice / octubre 16, 2020
PRODUCTIVIDAD, EL FRENO DEL CRECIMIENTO
Ver más
Productividad y trabajo digno
CUMBRES BORRASCOSAS: LA RECESIÓN ECONÓMICA QUE SE APROXIMA
BY Códice en colaboración con Fernando Núñez / noviembre 16, 2022
CUMBRES BORRASCOSAS: LA RECESIÓN ECONÓMICA QUE SE APROXIMA
Ver más

COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO

codice_mx

Instagram 0
Instagram 1
Instagram 2
Instagram 3
Instagram 4
Instagram 5
Instagram 6
Instagram 7
Instagram 8
Instagram 9
Instagram 10
Instagram 11
Instagram 12
Instagram 13
Instagram 14
Instagram 15
Instagram 16
Instagram 17
Instagram 18
Instagram 19