Close Menu
Educación

CULTURA COMUNITARIA VIVA: LA CULTURA ES DE TODES

CULTURA COMUNITARIA VIVA: LA CULTURA ES DE TODES
Por: Códice

En años recientes, distintos agentes culturales han promovido un proyecto emancipador sobre la cultura en América Latina: la Cultura Comunitaria Viva (CCV). Esta iniciativa busca que los gobiernos reconozcan y apoyen las expresiones culturales locales a través del aumento de recursos destinados a los programas de CCV y la apertura de espacios de toma de decisiones para agentes culturales. Este esfuerzo colectivo tiene como fin la transformación de la relación entre el Estado y la sociedad en materia cultural.1

 Y, ¿por qué se llama "Cultura Viva Comunitaria"? Porque la cultura es cambiante. Porque es el resultado inherente de la interacción humana y porque existe no solo en los bienes de consumo sino en los procesos culturales permanentes. Además, porque pertenece a nosotros, las personas y los colectivos, se vive en nuestros barrios y su objetivo principal es beneficiar a las comunidades.2

La CCV está presente en la vida de todas y todos. Se expresa en áreas más allá de la cultura, como seguridad, educación, deporte, recreación y desarrollo económico de las comunidades.3 Los festivales, las tardes de danzón, los talleres de artesanos, las asambleas comunitarias, las clases de negocios para mujeres emprendedoras, las clases de fútbol o aprendizaje de idiomas para las y los niños de la comunidad son ejemplos de proyectos de la CCV.

En sentido general, la CCV nos ofrece una nueva forma de entender la cultura en México. Confronta el paradigma elitista de la cultura – que separa a los que tienen acceso a bienes como pintura, teatro o literatura de los que no la tienen – y enfrenta a quienes favorecen las formas artísticas extranjeras. La CCV fomenta la inclusividad y el enfoque local de las expresiones culturales. También, replantea el papel de las comunidades en la articulación de las políticas culturales. Se opone a que el Estado sea el único actor involucrado en la articulación de políticas culturales y a que imponga la cultura como un proyecto de nación al llevarla, crearla o difundirla. Busca que la creación y desarrollo de políticas culturales sea un trabajo compartido con los agentes culturales locales.4

Aunque es una iniciativa reciente, se ha demostrado que la CCV es fundamental para fortalecer el tejido social, pues fomenta la convivencia pacífica, la inclusión social, el desarrollo económico, la participación política y el acceso universal a la cultura.5 Asimismo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y diversos organismos internacionales reconocen que la cultura es un “vehículo efectivo” para la promoción de la tolerancia, diálogo y pluriculturalidad. Por ejemplo, el fomento a las actividades culturales en torno a lenguas indígenas puede ayudar a reducir la discriminación y desconocimiento entorno a esta característica cultural de las comunidades indígenas.6 El apoyo a éstas y otras expresiones culturales locales es fundamental para el bienestar de nuestras comunidades, sin embargo, la CCV enfrenta retos presupuestales y de reconocimiento que obstaculizan su desarrollo.

 

El origen de la Cultura Comunitaria Viva en Latinoamérica

Cuando hablamos de CCV existen dos referentes principales: Brasil y Colombia.7 En el primer caso los esfuerzos por consolidar la CCV se remontan a la década de 1990 con el proyecto local conocido como Punto de Cultura en el municipio de Campinas, que sirvió de base para la implementación a nivel federal del proyecto Cultura Viva en 2004. Este proyecto tiene como uno de sus objetivos adoptar una gestión compartida que involucre nuevos actores en la discusión de políticas culturales y crear redes de interacción entre los distintos agentes culturales de la sociedad.8 Hoy en día, cuenta con más de 4 mil puntos de cultura en mil municipios y atiende iniciativas en diversos rubros, desde producción cultural urbana y joven hasta grupos tradicionales, indígenas y de raíz africana.9

A la par de los esfuerzos internos, los representantes del programa buscaron que otros países adoptaran medidas similares para apoyar la CCV. A partir del ejemplo brasileño, países como Argentina, Colombia, Perú y Costa Rica han empezado a desarrollar políticas públicas basadas en el programa del país sudamericano y en las experiencias compartidas que caracterizan a la región.10

En Colombia las iniciativas de CVV se enfrentaron a la limitación de acceso a los espacios culturales debido a la violencia e inseguridad en varias zonas del país.11 Por ello, los agentes culturales colombianos buscaron mayor apoyo en dos ramos: seguridad en los espacios públicos y aumento presupuestal para la reapropiación del espacio a través de diversas manifestaciones culturales. Uno de sus grandes éxitos fue el programa de “La Plataforma Puente”, el cual logró el acuerdo con el gobierno federal de destinar el 1% de los presupuestos nacionales para cultura y 0.1% para cultura comunitaria.12 Esto es un logro de suma importancia, tomando en cuenta que el obstáculo principal para las iniciativas de CCV en Latinoamérica es precisamente el poco apoyo presupuestal.

 

La situación de México y el apoyo presupuestal

En México, por mucho tiempo los temas culturales fueron coordinados por la Secretaría de Educación Pública (SEP). No fue sino hasta 1988 que se fundó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) como una institución separada de la SEP, órgano que en 2015 se convirtió en la Secretaría de Cultura. Esta institución, además de estar encargada de la promoción y difusión de las expresiones artísticas y culturales en México, administra el proyecto gubernamental de Cultura Comunitaria, creado en 2019, a través de la Dirección de Vinculación Cultural.

Cultura Comunitaria actualmente actúa en el 20% de los municipios13 y atiende a 26 mil 334 agentes culturales registrados en la plataforma digital “Telar”.14 El programa define como población objetivo a “todas las personas que se encuentren en dificultad para el ejercicio de sus derechos culturales y que han quedado al margen de las políticas culturales” sin embargo, no define la metodología de selección de los municipios donde actúa. Evaluadores externos del programa recomiendan que la selección de municipios sea acorde a los niveles de incidencia delictiva y niveles de marginación social, dando prioridad a las comunidades más afectadas.15

Su funcionamiento se basa en tres objetivos: la participación cultural comunitaria, la recuperación efectiva del espacio público y el fomento de semilleros creativos. Las iniciativas a las que apoya son transversales16 e inclusivas, dirigidas a grupos tan diversos como migrantes, indígenas, población hospitalizada, afro mexicanos y mexicanas, infancias, mujeres, juventudes, víctimas de violencia, personas previamente privadas de su libertad, miembros de la comunidad LGBT+Q, personas con discapacidad y familiares de desaparecidos y desaparecidas.17

Los agentes culturales reconocidos por esta red son actores de las comunidades que asumen algunas responsabilidades con respecto a la cultural local y/o tienen capacidad de interlocución e incidencia en la articulación de políticas culturales acordes a su realidad territorial. La mayoría se concentra en la zona centro y centro-sur del país, especialmente en la Ciudad de México, el Estado de México y Veracruz. Las tres principales áreas de actuación cultural de los agentes son en las artes vivas y escénicas, en la música y en las prácticas artesanales y de oficio tradicional.18 El 20% de los agentes culturales hace uso de los espacios públicos abiertos para realizar sus actividades y el 60% atiende a todo tipo de público. 19

A pesar del esfuerzo e ímpetu que los agentes culturales imprimen en los proyectos de CCV de sus comunidades, muchas veces se ven limitados por su condición socioeconómica y por la falta de recursos para continuar con las iniciativas. La mayoría de los agentes culturales perciben hasta un salario de 3 mil 697 pesos o menos, debajo de la línea de pobreza por ingresos que estima el Coneval.20 Por ello, la transferencia de recursos públicos es fundamental para el desarrollo de la CCV.

Sin embargo, en términos presupuestales, el apoyo a la CCV en México es poco. Mucho menor que en otras administraciones en Latinoamérica. De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación, que contempla un gasto total de 6 billones 295 mil millones de pesos para 2021, al ramo de cultura se destinaron únicamente 13.9 mil millones de pesos (0.02% del gasto total del gobierno, 8 veces menor que el presupuesto destinado a defensa nacional).21

Aunado a ello, los últimos datos sobre el presupuesto destinado al programa de Cultura Comunitaria, de 2020, indican una asignación de 600 millones de pesos (4.4% del presupuesto de la Secretaría de Cultura) y un subejercicio del presupuesto en 2019. Pues de los 600 millones de pesos aprobados sólo se ejercieron 344 millones (57% del total asignado).22 Lo anterior demuestra que al programa de Cultura Comunitaria le corresponde un presupuesto mucho menor del 0.1% que internacionalmente se busca conseguir.23

Además, una evaluación hecha recientemente por el Coneval concluye que el programa Cultura Comunitaria debería mejorar no solo en términos presupuestales sino también en el proceso de coordinación interinstitucional con las dependencias locales de cultura. Lo anterior se contempla alcanzar a través del establecimiento de mecanismos claros de vinculación y el aumento de la certidumbre en la operación del programa con base en la publicación oportuna de reglamentos y mecanismos de operación.24

 

La cuestión: garantizar el derecho a la cultura

Sin recursos suficientes, las iniciativas de CCV están condenadas a ser prácticas temporales y de poco impacto. Sin embargo, las organizaciones y agentes culturales continúan la lucha por abrirse espacios de diálogo y cooperación con el gobierno, buscando descentralizar y liberar la cultura en México. 

Se trata de persuadir que la cultura es un derecho universal que debe expandirse más allá de las ciudades grandes del país para llevarse a los que más excluidos de ella por sus condiciones socioeconómicas. También, busca transformar la concepción de un gobierno que “hace” cultura por uno que crea condiciones para que puedan darse expresiones culturales que surjan desde y para las comunidades, es decir, de abajo hacia arriba.25

 Por último, debemos reconocer a la cultura como una herramienta para recuperar espacios públicos, para instaurar dinámicas en nuestras comunidades que permitan la construcción de tejido social y de ambientes pacíficos. Recordemos que la CCV por naturaleza es transversal, incluyente y diversa. La CCV está dirigida a toda la población, aunque especialmente a aquellos que se han quedado al margen de las políticas culturales, con el fin de fortalecer las capacidades locales y atender las necesidades de la comunidad desde la cercanía de su propia realidad.

Como ciudadanía nos corresponde ser parte de esta suma de esfuerzos y apoyar iniciativas que busquen dar luz a experiencias locales y que fortalezcan la CCV. Reconozcamos el valor de la CCV en nuestra vida diaria y participemos de las iniciativas que dan bienestar a nuestras comunidades desde lo local.

 

 


[1] Patricia Requena (2020) Los caminos de la incidencia política de cultura viva comunitaria - incidencia de alianzas y acuerdos

[2] IBERCulturaViva (2018)

[3] Op. Cit. Melguizo

[4]  Mariscal Orozco, José Luis (2007) Políticas Culturales: Una revisión desde la gestión cultural.

 Mariscal afirma que con esta perspectiva se fundó la Secretaría de Educación Pública, con la finalidad de ¨hacer llegar¨ la cultura a cada uno de los rincones del país. Asimismo, menciona que el Estado mexicano definió de manera selectiva lo que sería la “cultura nacional”, la cultura oficial que se debe promover afín a un proyecto de nación.

[5] Jorge Melguizo (2016) Cultura Viva Comunitaria: convivencia para el bien común.

“El tejido social es un elemento fundamental para garantizar la gobernabilidad y el bienestar de los habitantes de una entidad. Éste refleja el grado de pertenencia, solidaridad y cohesión existentes en un grupo de individuos.” Gobierno del Estado de Quintana Roo

[6] CNDH (2019) Destaca CNDH importancia d ellos derechos culturales

[7] Alexandre Santini (2015) Cultura Viva y la construcción de un repertorio común para las políticas culturales en América Latina.

[8] Celio Turino (2013) Una gestión cultural transformadora

[9] IberCulturaViva: Brasil (2020)

[10] Op. Ci. Santini

[11] Marina Núñez (2020). El paradigma de la cultura comunitaria.

[12] Ibid.

[13] El Programa Cultura Comunitaria actúa en 507 municipios. En México existen 2446 municipios en total.

[14] La plataforma Telar es el registro nacional de agentes culturales que busca visibilizar sus causas, perteneciente a la Secretaría de Cultura.

[15] Secretaría de Cultura (2019) Evaluación de Diseño 2019-2020 Cultura Comunitaria

[16] Es decir que el programa apoya iniciativas de distintos ámbitos y objetivos.

[17] Secretaria de Cultura (2020) Cultura Comunitaria

[18] Cálculo propio realizado con la información del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para el ejercicio fiscal de 2021. Secretaría de Hacienda y Crédito Público (2021)

[19] Secretaria de Cultura (2020) Informe del Registro Nacional de Espacios, Prácticas y Agentes Culturales

[20] La línea de pobreza por ingresos (lo necesario para cubrir la canasta alimentaria y no alimentaria) en el contexto urbano es de 3 mil 687 pesos. Estimaciones actualizadas a febrero de 2021. Coneval (2021)

[21] Secretaria de Hacienda y Crédito Público (2020) Analíticos del Presupuesto de Egresos 2021

[22] Coneval (2020) Avances y retos del programa Cultura Comunitaria

[23] Op. Cit. Melguizo

[24] Ibid.

[25] Marina Núñez (2020) El paradigma de la Cultura Comunitaria

septiembre 13, 2021
COMPARTIR
0 COMENTARIOS

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Educación
A LA ESCUELA A LEER, SUMAR Y SOCIALIZAR
BY Códice / enero 27, 2020
A LA ESCUELA A LEER, SUMAR Y SOCIALIZAR
Ver más
Educación
POR UNA BUENA ENSEÑANZA DEL INGLÉS EN MÉXICO
BY Códice / enero 21, 2020
POR UNA BUENA ENSEÑANZA DEL INGLÉS EN MÉXICO
Ver más
Educación
BECAS SÍ, PERO ¿QUÉ MÁS?
BY Códice / enero 13, 2020
BECAS SÍ, PERO ¿QUÉ MÁS?
Ver más
Educación
AL QUE EN EDUCACIÓN MADRUGA, DIOS LO AYUDA
BY Códice / enero 06, 2020
AL QUE EN EDUCACIÓN MADRUGA, DIOS LO AYUDA
Ver más

COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO

codice_mx

Instagram 0
Instagram 1
Instagram 2
Instagram 3
Instagram 4
Instagram 5
Instagram 6
Instagram 7
Instagram 8
Instagram 9
Instagram 10
Instagram 11
Instagram 12
Instagram 13
Instagram 14
Instagram 15
Instagram 16
Instagram 17
Instagram 18
Instagram 19